Acá les acercamos una lectura que trata sobre el proyecto de vida y la definición y concreción de metas personales.

Si les gusta les pido que nos escriban al blog o al facebook compartiendo las reflexiones que se les disparan a partir del texto

Mirada diaria

¿Me da lo mismo vivir un día sin tener nada pensado para hacer, que vivirlo con algunas cosas pensadas que quiero hacer en ese día? No sé ustedes, pero si me preguntan a mí, respondería que… no me da lo mismo.

¿Dónde veo la diferencia?

  • En un día sin pensar lo que vamos a hacer en él, las horas avanzan al ritmo del reloj y al hacerlo sucede un fenómeno casi inadvertido, como esas horas necesitan pasar y nosotros no hemos pensado con qué llenarlas, éstas se ven en la necesidad de irse llenando de situaciones, eventos, cosas que aparecen y que nos hacen pasar el tiempo. A este fenómeno podríamos llamarlo “el día me vive”, ya que piensa por nosotros con qué vamos a rellenar los días.
  • La otra forma sería entonces pensar ¿qué quiero que suceda en este día? ¿Qué quiero hacer? y comenzar con esa pregunta a ELEGIR cómo quiero vivir mi día y como no quiero vivirlo. Si declaramos lo que queremos, luego podemos recordarlo o verlo (si lo escribimos) para hacer las cosas que me dije que quería. A este fenómeno en donde estamos eligiendo podríamos llamarlo “elijo vivir el día como quiero vivirlo”

Mirada a la vida y a los sueños

Si reconozco que vivo “diferente” un día desde una posición de me vive a elijo vivirlo (entendiendo por “diferente” que en el día que elijo vivirlo, hago más cosas, me acerco más a lo que quiero), podría este fenómeno ser aplicado a mis meses, a los años y ¿por qué no, finalmente a la vida? Comenzando desde las preguntas: ¿qué sueños quiero perseguir en mi vida? ¿Quién quiero ser? ¿Qué quiero hacer? ¿De quienes necesito para que me ayuden o acompañen?

Desarrollando o respondiendo las preguntas del párrafo anterior referido al vivir la vida, es posible que sea mucho más claro y definido lo que necesito elegir y quiero hacer en mi día a día y lo que no necesito hacer o necesito dejar de hacer.

Invitaciones a la reflexión:

– ¿Veo mis sueños como posibles? Si no los veo, desafiarme con la pregunta …y ¿por qué no?

– ¿Cómo me imagino que sería mi vida con esos sueños cumplidos? ¿Qué imagen me aparece? ¿Qué escucho? ¿Qué huelo? ¿Cómo me siento? ¿Me dan más ganas de cumplirlos luego de imaginarlos? (Puedo conectarme con eso que sentí, que vi, todas las veces que quiera y cargarme de energía de esos sueños, hasta que un día posiblemente los cumpla)

– ¿Cada cuánto (días, semanas, meses, etc.) me gustaría ver si estoy actuando coherentemente con cómo quiero vivir mi vida y cumplir mis sueños?

– ¿Cómo quiero y voy a tomarme los obstáculos que puedan aparecer en el camino? ¿Me podrían servir como indicador y como pausa, para volver a mirar a mis sueños y volver a cargarme de la energía de ellos, en vez de verlos cómo frenos (verlos como frenos me ayuda a concretarlos)?


Deja un comentario

Entradas relacionadas

- El muro de los egresados

Hábitos de estudio

Acercamos este texto que puede servirles para incorporar hábitos de estudio. Los invitamos a compartir con nosotros cualquier comentario o material con respecto a este tema. Hábitos de estudio Los hábitos de estudio son el Leer más…

- El muro de los egresados

Les compartimos este texto

Leyendo el libro de Viktor Frankl “El hombre en busca de sentido” encontré varias cosas que quise compartir con ustedes dado que les veo mucho valor. Navegaremos principalmente en dos ideas que él plantea. “El Leer más…